Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación

  • : El blog de marianosinues
  • : Blog dedicado a la Cultura,Historia, Arte, Arqueología, Prehistoria, Origen del Hombre
  • Contacto
7 junio 2018 4 07 /06 /junio /2018 14:57

El seguimiento arqueológico de la explotación de una mina a cielo abierto en SCHÖNINGEN (Baja Sajonia, Alemania, en el extremo norte del Macizo del Harz), ha permitido localizar un buen número de yacimientos pleistocénicos y holocénicos. Analizaremos aquí de ellos una veintena de sitios, datables a finales del Paleolítico Inferior. Se les asocia a grupos humanos del Homo Heidelbergensis, que habitaban lo que entonces era la franja costera de un gran lago. .

Su importancia radica en el excepcional grado de conservación de materiales orgánicos en la turbera, que ha permitido recuperar útiles de madera, restos de fauna de todo tipo, vegetación. Y en la información precisa que nos aporta sobre modos de vida de esa época

Datación cronológica

Schöningen vivió una sucesión alternante de ciclos interglaciares/glaciales (Schöningen I-VI), en un largo periodo entre el Holsteiniano hasta el Holoceno. La mayoría de los sitios paleolíticos en Schöningen se localizan estratigráficamente, entre los depósitos de Glaciación de Elster y de la glaciación de Saale. Sobre los sedimentos de los depósitos pleistocénicos más antiguos se han documentado una serie de seis canales de erosión, y sus sedimentos asociados.

Por el momento, geología, palinología y paleontología indican que el antiguo lago, y los restos arqueológicos (con diferencias entre los yacimientos), se sitúan en periodos interglaciares, más cálidos, hace más de 300.000 años. Y, más en concreto, dentro de las etapas de isótopos marinos (MIS) del paleoclima, en el MIS 9, un periodo interglacial cálido que comienza hacia el 337.000 BP (varios estudios de 2017 sugieren un inicio algo anterior al MIS 9).

Conservación excepcional

El grado excepcional de conservación de los yacimientos de este periodo  se debe al rápido cubrimiento y sellado de las capas arqueológicas con lodo del lago adyacente. Hasta que empezó la extracción hace unos 30 años, estos hallazgos estaban debajo de una capa freática natural. A unos diez metros por debajo de la superficie actual, en lo que fue el borde de un antiguo lago, se dan las condiciones ideales de conservación en la turbera Muddeschichten. Está constatada la presencia humana en las cinco secuencias de sedimentación o riberas del lago.

La preservación de materiales orgánicos en la turbera ha permitido recopilar muchos más datos de los habituales, y mucho mejor conservados. En la fauna se constata la presencia de grandes mamíferos: herbívoros (elefantes, rinocerontes, caballos, uros, bisontes, ciervo rojo…), o carnívoros como el león. Y también anfibios, reptiles, conchas, e incluso escarabajos. De la vegetación, se conservan ejemplares completos de pinos, abetos, árboles de aliso negro, piñas, hojas, polen y semillas de la flora circundante. Ello permitió también conservar en perfectas condiciones útiles que casi nunca se preservan, como los hechos en madera.

El entorno paleolítico

Durante el óptimo climático Interglacial de Reinsdorf, el paisaje parece haber sido relativamente abierto, con algunas partes cubiertas de bosques. Hay evidencia clara dentro del interglacial de Reinsdorf de una considerable complejidad climática, con un óptimo térmico inicial seguido de dos interestadiales más fríos. Los datos del polen y la paleontología (de los sitios 12B y 13II-4) pertenecen a una fase de bosque mixto de roble que se cree representa el óptimo climático, reflejando partes posteriores del interglacial y brindando una imagen contrastante de pastizales abiertos y bosques boreales.

Dentro de la complejidad de un entorno cambiante, vemos la evolución del paisaje y del clima. El lago interglacial fue llenado gradualmente por sedimentos laterales desde el oeste, mediante pequeños sistemas de delta, con disconformidades ocasionadas por fluctuaciones repetidas en el nivel del lago. La sedimentación y la fauna indican la evolución y cambios, momentos templados y otros de fases frías que anuncian el fin del interglacial. En los inicios encontramos de elefantes del bosque (Elephas antiquus) y rinocerontes (Stephanorhinus kirchbergensis). Conforme se asienta un clima más templado aumenta la proporción de fauna adaptada a esas condiciones, como el uro (Bos primigenius), el bisonte (Bison sp.), el ciervo rojo (Cervus elaphus) y el caballo (Equus mosbachensis). En la secuencia de sedimentación 4 encontramos una estepa muy abierta con presencia de caballos (Equus mosbachensis). Y la secuencia de sedimentación 5 muestra una fase más fría y más seca que anuncia el final del Interglacial Reinsdorf o el comienzo de la Era Glacial de Saale.

Yacimientos

De la veintena de yacimientos localizados de esta época destacan:

Schöningen 12 A y B 
Destaca por el hallazgo de: restos de madera (en el 12 B1) que corresponden a útiles complejos, hechos de madera de abeto, de difícil interpretación. Las incisiones que tienen permiten elucubrar su uso para insertar útiles de sílex. SE han recuperado un centenar de útiles de sílex, y abundantes huesos de fauna de clima cálido, como el elefante de bosque (Elephas antiquus), rinoceronte de bosque (Stephanorhinus kirchbergensis), caballo salvaje (Equus mosbachensis), ciervo (Cervus elaphus), corzo (Capreolus capreolus), auroch (Bos primigenius), salvaje - cerdo (Sus scrofa), dos especies de oso, león (Panthera leo), castor (fibra de castor), castor viejo (Troviertherium cuvieri) y una comadreja indefinida (Mustela sp.) 

En Schöningen 12 B1 se localizaron en 1992 varios posibles

Schöningen 12 II
Se recogieron algunos útiles líticos, numerosos huesos de gran fauna, y madera de los antiguos bosques en la zona. Entre los hallazgos especiales, muy completo, uno de los uros más antiguos de Europa Central. Destaca un grupo de huesos golpeados por una parte y luego suavizados por el uso por otra parte, algunos con un extremo fuertemente redondeado. Se elucubra con su uso como bastones de excavación, para alcanzar raíces, tubérculos, insectos u otros alimentos. Pero algunos huesos están muy pulidos para usarlos solo como palos de excavación. Los investigadores apuntan hacia el procesamiento del cuero, ya sea para vestimenta, tiendas de campaña, etc. Una vez liberadas de la carne las pieles y el cuero mediante el uso de raspadores, el tratamiento más fino seguramente se hizo con útiles de madera o huesos. 
Schöningen 13 I
Dos capas. La inferior comprende el complejo estratigráficamente más antiguo. El análisis polínico y estratigráfico lo atribuye a Holstein Interglacial. Hay huellas de posible uso del fuego, algunos restos líticos, y restos de mamut (Mammuthus trogontherii), caballo (Equus sp.), Bisonte (Bison sp.) y ciervo rojo (Cervus elaphus). Sobre ella, un nivel sin indicios antrópicos, con restos de bisonte y las huellas de ciervos, caballos, bovinos, rinocerontes y elefantes. 
Schöningen 13 II 
Numerosos sitios arqueológicos, excavados entre 1994 y 2012, se resumen bajo la designación Schöningen 13 II. El más destacado es Schöningen 13 II-4, el llamado "CAMPAMENTO DE CAZA DE CABALLOS SALVAJES" en el que se localizaron los restos de más de 20 caballos (95 % de los huesos). Les siguen los restos de bovino, uro o bisonte, con un 3%; y los ciervos, probablemente el ciervo rojo, con un 2%.
Hay indicios de cuatro posibles hogares. La mayoría de los datos subrayan el uso de este campamento para la caza y aprovechamiento, procesamiento y la manipulación de los animales cazados.

Muchos huesos mostraron indicios (cortes, incisiones, raspados, huesos machacados) de manipulación para extraer piel, carne y médula. Los datos apuntan a un trabajo colectivo, en el que se manipulan caballos enteros. 

La industria lítica localizada (destacan los raspadores) presenta útiles terminados, parcialmente revisados ​​y post-retocados. Casan perfectamente con la fauna localizada, el análisis de la representación de partes del esqueleto, las incisiones y raspados visualizados en los huesos recuperados, muchas ligadas al descarnado. Los huesos manipulados, identificados como percutores, serían usados para mantenimiento y retoque de herramientas durante la manipulación de la caza. 

Las ocho lanzas arrojadizas de madera de abeto (menos una de pino) encontradas, con una datación (U / Th) de aprox. 280000 a 350 000 años. En muy buen estado de conservación, su estudio muestra que usaron troncos delgados y rectos cuidadosamente descortezados y enderezados, de entre 1,82 y 2,25 metros, con un diámetro entre 29 y 47 milímetros. Su diseño lleva a pensar en su suso como armas arrojadizas. El mayor diámetro en e tercio delantero del arma, su centro de gravedad, el ahusamiento posterior, guarda semejanzas con el diseño de las actuales jabalinas de competición.

 

Todo parece reflejar el aprovechamiento sistemático del medio, la caza sistemática y organizada de grandes mamíferos, sobre todo de manadas de caballos, y la explotación organizada de su carne, en el entorno escénico de la orilla pantanosa de un lago al que grupos de animales vendrían regularmente a beber y vadear. Algo que asumimos sin dificultad para el Paleolítico Superior, pero que sólo a raíz de hallazgos como los de Schöningen se ha admitido para un periodo tan antiguo en Europa como el del Homo Heidelbergensis.

Compartir este post

Repost0

Comentarios