Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de marianosinues
  • El blog de marianosinues
  • : Blog dedicado a la cultura, la historia, el arte y la arqueología
  • Contacto
10 septiembre 2014 3 10 /09 /septiembre /2014 10:15

La Garma es uno de los mejores yacimientos paleoliticos en cueva de Europa, con arte parietal, y hábitats magdalenienses subterráneos con paleosuelos intactos.

La cueva forma parte de un complejo sistema cárstico de galerías a diferentes alturas, intercomunicadas mediante simas, cuyas bocas se abren al exterior en el monte del mismo nombre de la localidad cántabra de Omoño. El monte alberga yacimientos en cueva y al aire libre, desde el Paleolítico hasta el final de la Prehistoria.

Circunstancias del hallazgo e investigación

A principios de los 90 se descubren La Garma A y B, y el yacimiento arqueológico en el vestíbulo de la primera. El arte parietal fue descubierto durante las exploraciones espeleológicas paralelas a la excavación de éste último.

El derrumbe que selló la antigua entrada exterior a esta galería ha permitido la conservación del yacimiento en superficie y de las pinturas rupestres.

Un complejo y rico yacimiento bajo tierra

Partiendo de la boca de la cueva de la Garma A, nos encontramos con sucesivos pisos comunicados mediante simas, cada uno con evidencias arqueológicas:

VESTÍBULO de La Garma A: Es la cavidad más alta, y la que mantiene todavía abierta al exterior su entrada. Fue utilizado por los neandertales hace 80.000 años, y habitado en distintos momentos del Magdaleniense al Aziliense. Las excavaciones de 2014 se centran en los niveles de las ocupaciones más antiguas de la cavidad.

 Tras quedar sellado el yacimiento por una costra estalagmítica, parece que sirvió de cueva sepulcral en la Prehistoria reciente. Se conserva algún resto cerámico del s. XII.

GALERÍA INTERMEDIA: Se accede hoy en día a ella desde el final del recorrido de La Garma A, descendiendo por una sima de 7 m. Es una amplia galería en descenso que tuvo que tener un acceso al exterior, hoy sellado. Su suelo es rico en restos paleontológicos, de osos de las cavernas. Se han recuperado varias evidencias líticas del Paleolítico Inferior. Cuatro esqueletos y restos de antorchas y hogueras, testimonian tardías visitas a las galerías Intermedia e Inferior, datadas por C 14 en los siglos VIII-IX. Cuenta también con algunas representaciones parietales.

GALERÍA INFERIOR: Desde el punto más bajo de la galería Intermedia, se desciende por una sima de unos 13 m para llegar a esta galería, con mucho la más rica y de restos arqueológicos más espectaculares.

Sin duda debido al antiguo derrumbe de su boca de acceso al exterior, esta cavidad conserva intacto el mundo paleolítico en su superficie y en sus paredes, como si acabaran de abandonar la cueva ayer.

Hay tres áreas de habitación, que coinciden significativamente con las zonas más decoradas en sus paredes.

Estas zonas de habitación son auténticos paleosuelos datados en el Magdaleniense Medio, entre el 14.000 y el 13.400 BP (BP= desde el presente), tan llenas en su superficie de restos de fauna, industria lítica, y arte mueble, perfectamente visibles, que ni siquiera pueden ser recorridas hoy en día sin dañarlas (a lo largo de 2014 se realizará una gran ortoimagen de los paleosuelos magadalenienses, a partir de trabajos  de fotogrametría):

  • Una gran área de habitación en la galería inmediata a la entrada y en los primeros setenta metros del desarrollo;
  • Y otros dos hábitats adosados a lateral izquierdo del desarrollo, a 95 y 125 m respectivamente. Son sencillas estructuras arquitectónicas magdalenienses delimitadas (si la tuvieron, la parte de ramaje o pieles obviamente no se ha conservado) por bloques calizos de piedra seca a modo de muretes.

Hay huellas humanas puntuales al inicio y hacia la mitad del desarrollo de la Galería Inferior.

El arte parietal de la Galería Inferior de La Garma

Las manifestaciones pictóricas se concentran en varias zonas del desarrollo, en techos, paredes y en algún gran bloque calizo ya desprendido en la época.

Hay una gran variedad de técnicas: macarroni; grabados de distintos tipos; raspados; pintura soplada, de líneas punteadas, de trazo simple, tintas planas, etc. Sólo faltan los policromos. Destaca la abundancia de manos pintadas en negativo.

manos.jpg  Ilustración de un panel de manos pintadas de La Garma

La pintura roja es la más a abundante. Las representaciones en amarillo sólo aparecen en lo sectores del fondo. Las pinturas en negro y grabados, con frecuencia combinados, abundan más en la parte anterior y central del desarrollo. Completan en varios casos con pintura lo que sugiere el relieve.

La temática combina los animales y signos, en proporción similar a la de las demás cuevas cantábricas. En los animales, dominan las ciervas, seguidas de caballos y bisontes, y en menor medida los cápridos. En los signos, son muy abundantes los trazos pareados, cortos y paralelos, y las digitaciones diversas. Junto a otros como claviformes tipo Altamira-Pasiega B, signos acolados, rectángulos etc.

El arte parietal abunda más en la primera parte (las zonas I a IV), en el antiguo vestíbulo, la galería principal y salas elevadas laterales de la primera parte del desarrollo.

Más al fondo, las concentraciones pictóricas aparecen más dispersas y espaciadas. Siguiendo por la cavidad, un corredor desemboca en una gran galería, conectada en un ramal lateral con el nivel superior a través de una sima por la que se llega hoy en día a esta galería. En esta zona, varios paneles pintados se concentran cerca de esa sima.

Varios paneles pintados a ambos lados del recorrido, se vislumbran cerca del fondo de la cueva.

Y otro pequeño conjunto pictórico parietal decora la sala terminal de la galería, en la que una sima comunica con una galería inferior del sistema por la que corre un río subterráneo.

Cronología de las pinturas

De momento se reconocen, al menos, tres momentos diferentes: Las más antiguas, hace unos 29.000 años las manos en negativo y panel de trazos no figurativos, pueden ser del Gravetiense; las pinturas rojas se crearon en el Solutrense o un Magdaleniense inicial; y las figuras en negro y la mayoría de los grabados, serían del Magdaleniense, quizás del Magdaleniense Medio, hace unos 13.500 años.

 

La riqueza de este conjunto es tal, que seguirá aportando datos durante muchos años. Lo difícil de su acceso da cierta tranquilidad, dada la dificultad para que a alguien se le ocurra la idea de su explotación turístico-cultural. Esperamos que acierte en sus decisiones el actual proyecto "Garma XXI: Investigación arqueológica,, gestión y puesta en valor de la zona arqueológica de la Garma (Omoño, Ribamontán al Monte).

  


Compartir este post

Repost 0
Published by marianosinues - en Historia
Comenta este artículo

Comentarios

Santi 05/24/2017 15:11

Hola. Muy buen artículo.
A la Garma le hace falta promoción y hacerla visitable, de lo contrario... No la conocerá nadie...