Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de marianosinues
  • El blog de marianosinues
  • : Blog dedicado a la cultura, la historia, el arte y la arqueología
  • Contacto
3 octubre 2014 5 03 /10 /octubre /2014 09:58

Hasta no hace muchos años, Pamplona era una ciudad llena de conventos, algunos antiguos, otros recientes. Muchos han ido desapareciendo. aquí contamos la historia del Convento de la Merced, una joya desaparecida de Pamplona. desamortizado en 1836, y derribado en 1945. Sucedió en el tiempo al medieval convento de Santa Eulalia.

El primitivo convento de los mercedarios en Pamplona

El convento de Santa Eulalia o Santa Olalla de los Mercedarios Calzados fue fundado en 1232 en una casa donada por el rey Sancho VII el Fuerte en el llamado campo del Arenal, hoy Taconera, frente a la iglesia de San Lorenzo, fuera de los muros de la ciudad. Este convento, de estilo gótico, contaba con un magnífico claustro del que se conoce que contaba con una “Danza Macabra”, pintada al aceite en sus muros.

En 1512 se alojó en dicho convento el Duque de Alba.

En 1521 se derribaron los conventos de San Francisco y de la Merced por estar situados cerca de los muros de la ciudad. En el contexto de los últimos intentos de los reyes navarros para recuperar el reino ocupado por Castilla, se seguía así la vieja rutina de todo conflicto bélico: no dejar edificios en pie cerca de las murallas que puedan ser usados por el atacante.

Un fallido intento conventual en la Rochapea

Los mercedarios levantan un nuevo convento en la Rochapea en 1540. Este nuevo convento sufrió dos riadas, por lo que en 1552 empiezan a construir un nuevo convento en la Navarrería.

Convento de la Merced

Tras diversos avatares, los mercedarios adquieren el solar de Casa de Estudios (antigua sinagoga), ubicada en la actual calle de la Merced, en la antigua judería. Hoy en día corresponde al espacio ocupado por el Retiro Sacerdotal del Buen Pastor y la vecina plaza de Santa María la Real.

El edificio construido contaba con una iglesia gótico-renacentista de una nave con capillas laterales y un claustro de dos plantas. Durante siglos fue unos de los centros religiosos de la ciudad.

En 1665, este convento pidió que se guardara fiesta los 29 de enero, en Navarra, alegando que San Pedro Nolasco fundó “…los cuatro conventos antiguos que hay en el Reyno…”. El Consejo Real se lo concedió, pero trasladó la fiesta al 31 de enero, de acuerdo a un breve papal sobre ello.

En 1836, la desamortización suprimió el convento, destinándose el edificio a cuartel de infantería hasta 1903, fecha en la que se hicieron los cuarteles en el Ensanche. Fue centro de retención de detenidos en la guerra civil (1936-39). Y en 1945 fue derribado.

Biblioteca

Conocemos el contenido de su biblioteca del convento, por un inventario de 1821, encargado por el régimen liberal, que había ordenado la supresión de los pamploneses conventos de la Merced, San Agustín y los Trinitarios. A comienzos del s. XIX, esta biblioteca ocupaba una sala con iluminación natural, adornada con pinturas de cardenales y santos de la Orden.

Los libros, colocados en estanterías, seguían la habitual ordenación conventual por materias. Eran varios centenares de libros: 125 obras de los Expositores y Santos Padres; 74 obras de autores moralistas; 22 obras de los filósofos; 59 obras de los teólogos; y un número indeterminado de obras de tema variado.

Y, como desgraciadamente pasó en casi todos estos procesos desamortizadores, el destino final de todo este patrimonio es desconocido, y su beneficio público nulo.

La puerta del Convento de la Merced


El convento fue derribado en 1945. Lo único que se salvó fue su entrada, almacenada en depósitos municipales. Fue reconstruida en 2005 como acceso en la fachada S de la Escuela de Idiomas, en un lado de la plaza de Compañía.

Era una portada típica del siglo XVIII: un gran arco de dovelas cajeadas, elevado entre columnas toscazas, sustentadas por plintos.

puertamerced
Puerta reconstruida del antiguo Convento de La Merced

De lo que podemos ver en la plaza de Compañía, una parte es original, la conservada en almacenes: el arco, los sillares de arranque del arco, los fustes de las columnas, las dos basas y capiteles, diversas molduras del entablamento, y la concha de la hornacina.

Afortunadamente, es muy difícil que hoy en día se derribe un edificio de esta categoría. O por lo menos esperamos que no ocurra nunca más.

Compartir este post

Repost 0
Published by marianosinues - en Historia
Comenta este artículo

Comentarios