Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de marianosinues
  • El blog de marianosinues
  • : Blog dedicado a la cultura, la historia, el arte y la arqueología
  • Contacto
2 octubre 2014 4 02 /10 /octubre /2014 10:09

Contamos la historia del Convento de Santa Eulalia, desaparecido en 1521, que albergó en su claustro los famosos murales de la “Danza macabra”. Pamplona, como Navarra, conserva un rico patrimonio. Pero también conocemos datos muy interesantes de un Arte ya desaparecido por distintas circunstancias. Un ejemplo es el de las pinturas murales del Convento de Santa Eulalia.


La ciudad, que llegó presumir de tener conventos de casi todas las órdenes que existen, alberga ya sólo un número reducido de comunidades religiosas. Los mercedarios, que convivieron en la ciudad durante siglos desde la Edad Media, perdieron su Convento de la Merced en la Desamortización de 1836. Pero mucho antes de eso tuvieron su primer convento en Pamplona, en la zona que hoy alberga el Parque de la Taconera. Fue destruido en 1521. Y era famoso por las pinturas murales de su claustro. Unas pinturas que merecen ser conocidas, aunque sólo nos queden ya descripciones.

El convento de Santa Eulalia o Santa Olalla

El primer convento de los Mercedarios Calzados en Pamplona fue fundado en 1232 en una casa donada por el rey Sancho VII el Fuerte en el llamado campo del Arenal, hoy Taconera, frente a la iglesia de San Lorenzo y fuera de la muralla.

Este convento de estilo gótico contaba en su claustro con pinturas murales (“al aceite”) de una “Danza Macabra”.

En la conquista castellana del reino de 1512, se alojó en el convento el Duque de Alba. En el contexto bélico de 1521, se derribaron los conventos de San Francisco y de la Merced por estar situados cerca de los muros de la ciudad.

 santaeulalia

Posible ubicación del Convento de Santa Eulalia, enn el Parque de la Taconera (Pamplona)

Los mercedarios en Pamplona después de 1521

La comunidad levantó un nuevo convento en la Rochapea en 1540. Sufrió dos riadas, por lo que en 1552 deciden construir otro dentro de la ciudad, el Convento de la Merced, en la antigua Casa de Estudios. Convento que sobrevivirá como tal hasta el s. XIX.

Las Danzas macabras

Lo macabro (entendido como relativo a la muerte) surge como temática e el arte del s. XIII. Se ve reforzado con las crisis de las plagas y pestes del s. XIV, que impulsan su lado visualmente más escabroso.

Las Danzas macabras son uno de las manifestaciones iconográficas de la fuerza de lo macabro, acompañadas por un texto casi tan importante como la imagen. Representan a la Muerte, personificada en el cortejo y danza por esqueletos a la vez terroríficos y grotescos, que invita al baile a todos los estamentos de la sociedad. Estos desfilan mientras los esqueletos se burlan de los que se jactan de su poder y riquezas, y les recuerdan la fragilidad de la vida terrena y la amenaza de una muerte repentina. Se subraya la necesaria búsqueda de una preparación espiritual adecuada que permita rendir cuentas ante el Creador.

Sin duda, la presencia de esta temática en los claustros y salas capitulares está en directa relación con su dedicación funeraria, en espacial de miembros destacados de la comunidad.

Una de las representaciones europeas más destacadas, origen y referente de muchas de las posteriores en otros lugares, es la Danza Macabra del Cementerio de los Santos Inocentes de París, realizada entre 1424 y 1425.

Las Danzas macabras y Animalías del Convento de Santa Eulalia, en Pamplona

Tenemos un descripción de cómo eran en un documento conservado en el Archivo General, titulado “Relación y prueba de lo que valía el Convento de Santa Eulalia de Pamplona, sus retablos, pinturas y demás accesorios al tiempo que se destruyó por mandato del Conde de Miranda, Virrey de Navarra por causa de las guerras con Francia”.

Se sabe por este documento que el Convento de Santa Eulalia de Pamplona contaba con pinturas al aceite en sus muros, que representaban una Danza Macabra, al estilo de las del Cementerio de los Inocentes de París.

En la pared que daba a San Lázaro se representaba una “Danza de animalías”. En ella, distintos animales bailaban al son que abría un grupo de animales músicos.

La Danza Macabra propiamente dicha estaba en el claustro. Seguía el esquema clásico: una sucesión de autoridades de cada estamento, en el orden social imperantes. Los personajes estaban organizados por estamentos, de acuerdo a las normas sociales de la época:

  • Iniciaba esta danza el Papa y las autoridades eclesiásticas.
  • Les siguen reyes y emperadores, seguidos por sus cortejos.
  • A continuación se suceden miembros de distintas profesiones y gremios.
  • Todos los grupos van acompañadas por muertes, esqueletos que se burlan de ellos, y les reprenden y recuerdan su caducidad.
  • Al final del cortejo encontramos el verdadero poder, el divino, representado por la Virgen, San Miguel pesando las almas, y Dios con el mundo en las manos.

 

Este tipo de iconografías es raro en las artes plásticas navarras de la época (no así en obra impresa). Sólo se conoce y conserva otro posible ejemplo en Navarra de danzas macabras o de la Muerte, descubierto en 1970-71. Están ubicadas en la Capilla del Cristo del Castillo de Javier, de finales del s. XV. Estilísticamente se las sitúa en un gótico avanzado, con algún detalle renacentista.

Es una pena que las pinturas desaparecieran, pero al menos tenemos la documentación para ejercitar nuestras imaginación y recrear lo que pudo ser este gran conjunto mural. Esperemos que no haya otros casos en el futuro, para que no se tenga que limitar el conocimiento de un monumento a textos, fotos o dibujos.

Compartir este post

Repost 0
Published by marianosinues - en Historia
Comenta este artículo

Comentarios