Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de marianosinues
  • El blog de marianosinues
  • : Blog dedicado a la cultura, la historia, el arte y la arqueología
  • Contacto
13 abril 2016 3 13 /04 /abril /2016 11:20
El Portalón de la Cueva Mayor de Atapuerca
El Portalón de la Cueva Mayor de Atapuerca

La sierra de Atapuerca es uno de los más importantes enclaves arqueológicos del mundo. Sus yacimientos albergan evidencias fósiles, y arqueológicas (industria lítica, huesos de fauna con marcas de carnicería, etc.), de toda la secuencia de homínidos que han habitado el continente europeo, desde hace un millón trescientos mil años hasta el presente.

Los yacimientos más conocidos universalmente son los pleistocénicos, los de Trinchera, y el de la Sima de los Huesos. Sin embargo, el equipo que investiga en la sierra excava desde hace bastantes años, con grandes resultados, otros de época más reciente. Destaca el trabajo arqueológico en el Portalón (el vestíbulo de acceso al recorrido subterráneo principal, excavado en distintos momentos y por diferentes investigadores desde hace un siglo) y en las galerías próximas (sobre todo la Galería del Silex). Aquí nos centraremos en lo que han descubierto sobre el uso de la Cueva Mayor en la Prehistoria Reciente.

Un lugar estratégico

Situada a unos 15 km al este de la ciudad de Burgos, la sierra de Atapuerca, a 1085 m s. n., cuyo relieve se originó en el Neógeno, se eleva unos setenta metros sobre la más alta de los 14 niveles de terrazas sucesivas, excavadas desde inicios del Cuaternario, que empiezan a casi cien metros del actual cauce del río Arlanzón. Las subsiguientes alteraciones de los nivel freáticos en este contexto calizo explicarían el importante complejo kárstico de Atapuerca.

La sierra domina el corredor de la Bureba. La proximidad a este corredor natural, que cuenta con un paisaje enriquecido por la confluencia de ecosistemas resultantes de la transición entre montaña y llanura fluvial, y que conecta las grandes cuencas del Ebro y del Duero, explicaría la larguísima secuencia cronológica atestiguada en las cavidades de Atapuerca.

Hasta la fecha, las investigaciones en cavidades de la sierra se han centrado en varios frentes: los yacimientos localizados en la trinchera del ferrocarril de (Sima del Elefante, Gran Dolina, y Galería – Covacha de los Zarpazos); las cavidades abiertas en la sierra (Cueva Mayor, Cueva del Silo, Cueva del Mirador y Cueva Ciega; y varios yacimientos al aire libre (Hotel California, Hundidero, y Valle de las Orquídeas).

Más de un siglo de investigaciones en Cueva Mayor

Cueva Mayor es conocida desde antiguo. Entre la gran cantidad de inscripciones localizadas, algunas pueden ser del s. XIII. Parece atestiguada en documentación del s. XV. Hay una inscripción de 1645. En 1863, Felipe Ariño solicita la concesión de la cueva para evitar su deterioro. En 1868 ya hay un guía oficial. Ese año, los ingenieros de minas P. Sampayo y y M. Zuaznávar publican “Descripción con Planos de la cueva llamada de Atapuerca”. L. March, en 1906, menciona la presencia de pinturas. En 1910 Jesús Carballo descubre el yacimiento de la Edad del Bronce, y pinturas, en el acceso de la cueva. Investiga allí entre 1911 y 1912. En esa época lo visitan y estudian el abate Breuil y Hugo Obermaier, interesados especialmente por las pinturas rupestres, sobre todo por la pintura de una cabeza de caballo, localizada en dicha entrada por Carballo. En 1925-30, J. Martínez-Santaolalla estudia figuras y cerámicas de la cavidad, e incluye el Portalón en su estudio sobre el Neolítico de Burgos. En los años cincuenta, el grupo espeleológico Edelweis cartografía la cavidad. En 1964 y 1966 excava en ella Francisco Jordá. En 1972, G.A. Clark, realizó una serie de sondeos en la sierra, constatando que la potencia estratigráfica de El Portalón superaba los de 2 m de profundidad, e incluía al menos desde el Eneolítico hasta la Romanización. La interesante secuencia obtenida, junto con los hallazgos parietales en la Galería del Sílex (sella desde antiguo, Edelweis descubre el acceso a ella en 1972), llevaron a J. Mª Apellániz, a desarrollar en El Portalón campañas sistemáticas de excavación entre 1973 y 1983. Desde el año 2000 se suceden las campañas de la nueva fase de excavaciones, bajo la dirección colegiada de J. Arsuaga, E. Carbonell y J.M. Bermúdez de Castro.

Cueva Mayor y el karst de Atapuerca

Cueva Mayor, integrada en el complejo kárstico multinivel de la Sierra de Atapuerca, corresponde a un karst senil, al menos desde finales del Pleistoceno Medio. Enlaza, a través de un recorrido complejo, con la Cueva del Silo (muy alterada por los destrozos de los visitantes, con acceso en sima, se ha recuperado algo de material y localizado arte parietal similar al de la Galería del Sílex, que indican su uso durante la Prehistoria Reciente) y a través de ésta con Cueva Peluda a la que los estudios espeleológicos relacionan con el conducto principal en la cueva del Silo. Además de los dos abiertos en la actualidad, los espeleólogos hablan de otros siete accesos exteriores colmatados desde el Pleistoceno. Portalón, la Galería del Sílex, el Salón del coro y la Galería de las estatuas pertenecen al nivel superior del complejo kárstico.

Una cueva utilizada durante medio millón de años

En la fase más antigua de uso de la cueva, hasta ahora, en El Portalón y en el recorrido subterráneo subsiguiente está atestiguada la presencia de comunidades del Pleistoceno. El más conocido, de hace medio millón de años, en la Sima de los Huesos, aunque probablemente ligada a una entrada cercana, hoy cegada. También lejos de la entrada, en el tercio final de la Galería de las Estatuas, donde la galería se ciega, se han realizado sondeos desde 2008 en los que, con una antigüedad en torno a 50.000 años, se ha encontrado industria lítica musteriense en sílex y cuarcita, junto a restos de fauna (caballos, ciervos y bóvidos, algunos restos de carnívoros como zorros). En El Portalón, lo más antiguo excavado contiene con algunos restos líticos de grupos humanos del Pleistoceno Superior). Siguió siendo usada en las fases iniciales del Holoceno (nivel del Mesolítico en el Portalón). Los grupos de cazadores recolectores conocieron un Portalón con una morfología muy diferente, enlazaba desde la entrada en una prolongada rampa hasta el Salón del Coro.

Aunque, como se ha constatado en galerías como la Galería de las Estatuas, hay evidencias de actividad humana de carácter puntual en el Neolítico, la fase de uso más intensivo y continuado parece corresponder a la Prehistoria Reciente, durante el Calcolítico y la Edad del Bronce. Para entonces, la progresiva colmatación natural del sector N del vestíbulo y la tendencia del sedimento a la horizontalidad habían individualizado el Portalón, y facilitaron su uso como asentamiento. Las excavaciones de El Portalón indican que fue lugar de enterramiento en el Calcolítico. En la vecina Galería del Sílex, y en menor medida en el resto del recorrido subterráneo (en especial en otras tres grandes galerías de la cueva, Estatuas, Baja y Silo), parece acreditarse su función como “Santuario”, con rituales funerarios, arte rupestre, y gran cantidad de elementos asociables a celebraciones simbólicas. En la Edad del Bronce, El Portalón sirvió de asentamiento más o menos permanente, centrado sobre todo en la actividad ganadera.

Además de los visitantes ocasionales que dejaron su firma desde la Edad Media en las paredes de las galerías, los niveles superiores de El Portalón muestran estancias ocasionales o de corta duración (posiblemente ligadas al pastoreo, caza, explotación de la madera, etc.) en la Protohistoria (Edad del Hierro, con fechas del 790-420 BC) y en época romana (por las inmediaciones de la cueva discurre una vía secundaria, un ramal de la vía romana Asturica Burdigalam, lo encontrado se situaría a caballo entre el s. I a. C y el s. I BC). La dinámica de uso temporal u ocasional del vestíbulo como refugio de pastores o aprovechamiento de los recursos del bosque pervive en la Edad Media (s. X a XII), y será ya mucho más escasa en épocas posteriores.

El yacimiento de El Portalón durante el Calcolítico – Edad del Bronce

El Portalón es una entrada de Cueva Mayor, la cavidad principal de la cara Sur de la sierra de Atapuerca. Es el acceso principal conocido en época histórica. Ubicado en el fondo de una dolina, no llegó a colmatarse por aportes externos. En esta sala de entrada, que supera los doscientos metros cuadrados de superficie, las excavaciones han identificado una amplia secuencia estratigráfica de cerca de 10 metros, que se extiende desde el Pleistoceno Superior hasta la Edad Media. En el periodo que aquí nos interesa, los datos indican su uso como “santuario” o “lugar de enterramiento” durante el Calcolítico. Y el asentamiento de comunidades, a lo largo de la Edad del Bronce, que lo usan como hábitat permanente.

Durante el Calcolítico (III milenio a. C.), este gran vestíbulo de la cavidad fue utilizado como lugar de enterramiento. Aprovechando la abundancia de grandes piedras dentro de la cueva, las reorganizaron formando una estructura tumular en la que depositaban los cadáveres de sus muertos junto a objetos rituales. Muchos de estos enterramientos fueron alterados por las gentes del Bronce que vinieron después. Pero, en 2012 se excavó un cadáver intacto de un niño de 6 años. Fue enterrado en una fosa preparada con piedras, rodeado por un ajuar de objetos de cerámica alrededor de la cabeza, el pecho, las rodillas y los pies. A sus pies se localizó el cadáver casi completo de un cervatillo.

El análisis de los enterramientos aporta información importante sobre la los inicios de la agricultura y la ganadería. El ADN recuperado en algunos de los fósiles humanos descubiertos en El Portalón, datados entre hace 3.500 y 5.500 años, identifica la migración como principal agente de la expansión del Neolítico por Europa. En el caso de la península ibérica, estuvo protagonizada por grupos preindoeuropeos que se mezclaron con las poblaciones locales de cazadores-recolectores.

En los niveles de la Edad del Bronce (II milenio a. C.), en El Portalón se localiza de asentamiento más o menos permanente. Por los datos publicados en 2015, las excavaciones arqueológicas demuestran la intensidad actividad en su interior, que incluye su uso para estabular fauna doméstica, o complejas estructuras creadas rellenando espacios con aporte de tierra desde el exterior, para hacer la cavidad más habitable. A lo que se sumarían las estructuras localizadas en superficie en las galerías interiores (silos, etc.). En el recorrido subterráneo también se aprecian evidencias de su aprovechamiento funcional, dada la localización de abundantes silos de almacenamiento, y depósitos de agua (aunque con reservas en cuanto a su cronología).

Hay muchas evidencias de la vida cotidiana de estas gentes. Se ha recuperado una gran cantidad de objetos: cerámicos (platos, cuencos, ollas, grandes vasijas, queseras y jarras), algunas de ellos grabados y decorados con gran calidad, singulares, probablemente de prestigio o rituales; objetos de hueso, asta o marfil, para uso cotidiano (espátulas, cucharas, agujas, punzones, puntas de flecha, etc.); objetos de piedra, ya sea de finalidad agrícola (dientes de hoz, molinos, láminas, cuchillos, hachas pulimentadas, percutores de talla), o textil (pesas de telar); metálicos (escasos, algunos punzones de sección cuadrada, un hacha plana). También aparecen objetos de adorno personal o ritual (botones, cuentas de collar, adornos hechos de concha). La abundancia de restos de fauna refuerza la tesis de una comunidad centrada en la actividad agroganadera, complementada con la caza.

El "Santuario" de la Galería del Silex

A la derecha de la zona del Portalón se accede hacia la Galería del Silex. Ésta tuvo un acceso exterior en una dolina cercana al Portalón. Un derrumbamiento en las postrimerías de la Edad del Bronce (2.800-2.700 B.P.) la selló. Y la suma de derrumbes y rellenos cerraron también el acceso desde El Portalón, hasta que en 1972 el G.E. Edelweiss desobstruyó parcialmente el acceso.

Los trabajos, realizados entre los años 70 y 80, documentaron evidencias líticas (percutores, nódulos de sílex, puntas foliáceas, un elemento de hoz, etc.), en parte talldas con material proveniente de la explotación de una cantera de sílex situada al final de la Galería), de hueso trabajado (principalmente elementos apuntados), de restos de huesos de fauna doméstica y salvaje. Y la presencia de restos humanos de al menos 25 individuos, unos 9 círculos de piedras, 3 silos, 1 gran estructura construida con arcilla y espeleotemas rotos para el almacenamiento de agua (asociada a una zona de filtración y goteo). Así como y un amplio repertorio de fragmentos cerámicos cuyo estudio evidencia el uso de la Galería desde el Neolítico (6.500-6.300 B.P.) hasta el Bronce Final (2.800-2.700 B.P.).

En las paredes de la Galería del Sílex se documentó un amplio corpus iconográfico de arte esquemático (casi 400 motivos), compuesto por pinturas negras y rojas, y grabados distribuidos en 53 paneles. La temática se compone de formas lineales y geométricas (retículas simples y con apéndices laterales, parrillas, trazos simples, puntos formando hileras, arboriformes, soliformes, pectiniformes, tectiformes, zigzags, ondulados, etc.), de formas antropomorfas, y en menor número, de representaciones humanas y animales. Los momentos de ejecución de las representaciones artísticas de la Sierra de Atapuerca, establecidos por las relaciones estilísticas existentes entre motivos decorativos de las cerámicas y grafías rupestres, por la datación radiométrica de figuras pintadas con carbón, y por la tipología de los motivos, representan un espectro temporal amplio, relacionado con las ocupaciones de la Galería del Sílex, abarcando quizás desde momentos neolíticos hasta el Bronce Final.

La asociación y la distribución espacial de las evidencias líticas, óseas, paleontológicas, cerámicas, antropológicas y artísticas de la Galería del Sílex ponen de manifiesto un registro arqueológico desvinculado de actividades de carácter económico. Este reducido conjunto no muestra un patrón asimilable a yacimientos con registros de habitación. El estudio de las cerámicas indica una dispersión espacial (fragmentos cerámicos de un mismo recipiente se encontraban en diferentes puntos de la cavidad) que evidencia la intervención antrópica en la fracturación de las vasijas en el interior de la Galería y su posterior deposición. La distribución de los restos humanos en pequeños grupos muestra la existencia de una deposición secundaria de los cuerpos, la existencia de grupos formados por esqueletos incompletos de varios individuos y, en uno de los cráneos, la existencia de raspados antrópicos que evidenciarían un tratamiento previo de los cuerpos antes de su deposición última en el interior de la Galería. Todos estos elementos apuntan a la realización de actividades relacionadas con el mundo funerario y donde el carácter colectivo de los enterramientos y el ritual (cerámicas y arte principalmente) hubieron de jugar un papel importante, aceptándose de este modo el término de Santuario para la Galería del Sílex.

Evidencias arqueológicas de la Prehistoria Reciente en el resto de galerías

Hay evidencias arqueológicas del uso y tránsito en la Prehistoria del largo recorrido de grandes salas y galerías al que se accede desde la izquierda de El Portalón, tanto en la gran sala del Salón del Coro, como en las tres grandes galerías que parten de ella: Galería de las Estatuas, Galería Baja (totalmente colmatada en su tramo final, en el que enlazaría con el yacimiento pleistocénico de Trinchera – Sima del elefante), y Galería del Silo (que nos lleva por un complicado camino hasta la Sima de los Huesos).

En la Galería de las Estatuas, estudios y sondeos realizados desde 2008 muestran, (además de la presencia de loa neandertales mucho antes) estancias ocasiones en el Neolítico. En esta galería, en la Galería Baja y en la del Silo, así como en el Salón del Coro (aunque en es este las evidencias son más escasas), hay varias zonas con arte parietal postpaleolítico, así como huellas de un uso tal vez asociable a la comunidad de la Edad del Bronce que vivía en el Portalón: numerosos pozos o silos excavados en la arcilla, y unas pequeñas presas apara acumular agua subterránea.

Un futuro prometedor

Con la esperanza de los investigadores de que en el futuro, las excavaciones en Cueva Mayor arrojen más datos sobre la presencia de neandertales y cromañones en el periodo entre los 127.000 y los 11.000 años BP, los niveles excavados de la Prehistoria reciente en la cueva arrojan una importante luz sobre las primeras comunidades de agricultores – ganaderos en esta región. Permiten aclarar un poco el proceso de conformación europea y peninsular de este nuevo mundo, formado por gentes y culturas que llegan para asentarse, y se fusionarán con los grupos de cazadores-recolectores que dominaron el continente durante milenios. Como en Trinchera, aquí también Atapuerca nos promete para el futuro hallazgos importantes.

Compartir este post

Repost 0
Published by marianosinues - en Historia
Comenta este artículo

Comentarios