Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de marianosinues
  • El blog de marianosinues
  • : Blog dedicado a la cultura, la historia, el arte y la arqueología
  • Contacto
23 enero 2015 5 23 /01 /enero /2015 12:00
Sillería del coro  de la Catedral de Pamplona a comienzos del s. XX
Sillería del coro de la Catedral de Pamplona a comienzos del s. XX

Dentro del excelente museo catedralicio, sólo podemos contemplar un pálido reflejo de lo que en un tiempo fue un elemento emblemático de su patrimonio: la sillería del coro, obra de Esteban de Obray (1540), es una de las joyas – poco conocida - de la Catedral de Pamplona. Hasta 1940, ocupaba parte de la nave central del templo. Fue desmontado y trasladado. Hoy se reparte entre la propia catedral, y el Museo de Navarra

Esteban de Obray

El autor de la silleria, Esteban de Obray, nace en el s. XV en Saint-ThomaS (Rouen, Francia), y muere en Tudela después de 1556, año en el que testa en beneficio de dicho municipio.

Con influencias aragonesas, este maestro sillero y entallador fue decisivo en el paso del Gótico al Renacimiento en Navarra. Obray evolucionó desde el gótico flamígero, al inicio de su carrera, hacia una fase final plenamente italianizante, renacentista.

Su primera obra en Navarra, la sillería del coro y reja de la catedral de Tudela (1517-1522), marca ya su evolución, del gótico flamígero de la sillería al estilo plateresco de la rejería. La sillería del coro de la catedral de Pamplona fue su gran éxito. Otras obras suyas son: la portada de la colegiata de Santa María de Calatayud; el diseño del retablo de Cintruénigo; el retablo mayor de San Juan Bautista de Burlada; o la sillería del coro del Pilar de Zaragoza.

La sillería del coro de la catedral de Pamplona

La sillería del coro catedralicio de la seo pamplonesa es una de las grandes iniciativas del s. XVI navarro. Fue impulsada por Sancho Miguel Garcés de Cascante, prior de la catedral. Su estancia en Roma le había puesto en contacto con el gran Renacimiento italiano.

El artista se hallaba al frente de la obra en 1540. Contó con la ayuda de varios colaboradores (fusteros, entalladores, imagineros), como Guillén de Holanda, que aportaba la influencia de los focos castellanos.



Una sillería a caballo entre el gótico y el Renacimiento

En origen, la sillería contaba con dos órdenes o niveles, con 57 sillas en el superior y 45 en el inferior. En ella, podemos diferenciar estilísticamente entre la obra de Obray; y la de su colaborador más destacado, Guillén de Holanda.

Guillén de Holanda representa la relativa pervivencia del gótico, en la tradición franco-borgoñona. Realizó un trabajo escultórico notable, pero con una seriación repetitiva que tiende un poco a la monotonía (sin concesión a lo anecdótico, de pie, de figuras individualizadas en posición frontal) con la excepción quizás de las vestimentas de los arcángeles.

La obra de de Obray, en cambio, refleja el ascenso imparable del plateresco. Destaca por su agilidad y movimiento, su despliegue decorativo, la mezcla de lo ornamental con lo alegórico (los triunfos de Tetrarca, los Trabajos de Hércules, entre otros). A diferencia de su sillería en Tudela, los diseños para la seo pamplonesa remarcan el grutesco y la decoración italiana.

Obray contó para su inspiración con el recurso de abundantes grabados y dibujos del renacimiento francés e italiano.

El programa iconográfico de la sillería es una combinación, plenamente humanista, del mensaje e imágenes cristianas, con imágenes de la Antigüedad y la mitología, Figuras esculpidas de cuerpo entero y con marcado frontalismo.

Dónde podemos ver la sillería del coro de la catedral de Pamplona

En la actualidad, un parte se conserva (desde 1946) en el presbiterio de la catedral pamplonesa, al fondo del ábside. En este caso, sobre el pilar del crucero, se añadieron en 1991 tres tableros procedentes de la otra parte conservada de la sillería, exhibida en la Capilla del Museo de Navarra. Además, uno de los asientos se envió a la Nunciatura de Madrid.

En el Museo de Navarra es donde mejor podemos contemplarla, en la parte que se montó dentro de lo que en un tiempo fue la capilla del primitivo hospital de Pamplona, que hoy forma parte del museo.

La Catedral de Pamplona es el gran tesoro cultural de la ciudad. Cuenta con un patrimonio muy importante. Afortunadamente, está siendo impulsado con importantes labores de rehabilitación y musealización del conjunto catedralicio. En poco tiempo, aún nos deparará con seguridad más sorpresas que contar, y que ver.

Repost 0
Published by marianosinues - en Ocio y cultura
Comenta este artículo